¡Aumenta tu productividad al máximo!

1 comentario

Hoy voy a compartir con Ustedes una de las herramientas teóricas que más he utilizado en los últimos años. Llevo a la práctica este modelo casi diariamente, aplicándolo en mi vida y ayudando a que personas que trabajan conmigo lo utilicen.

Les puedo garantizar que, si aplican esta herramienta en su vida, su productividad y nivel de satisfacción general se van a incrementar drásticamente.

La primera vez que leí sobre el modelo fue cuando, hace diez años, leí uno de los libros qué más impacto tuvo en mi vida: ¨Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas¨, escrito por Stephen R. Covey. Publicado inicialmente en 1989, se han vendido más de 15 millones de copias en 30 idiomas.

Luego tomé el curso de ¨Los 7 hábitos¨, y cada vez que repaso la teoría encuentro más aplicaciones prácticas.

El modelo se basa en tres círculos:

  1. Círculo de control
  2. Círculo de influencia
  3. Círculo de preocupación

Comencemos con el siguiente ejercicio: ¿Sobre qué cosas tenemos control absoluto? Intentemos hacer una lista. Tengo control absoluto sobre:

  • Cómo voy a ir vestido mañana a trabajar
  • Qué ruta voy a elegir para llegar a la empresa
  • A qué hora me voy a ir a dormir hoy
  • Qué voy a comer hoy a la noche
  • Qué libro voy a leer antes de dormir
  • Qué voy a comprar con los $ 100 que encontré hoy

Ahora bien… sobre qué cosas NO tengo control absoluto? Hagamos una lista:

  • Clima de mañana
  • Tránsito en la ruta de mañana
  • Cotización del dólar durante esta semana
  • Precios en el supermercado
  • Humor de mi esposa

¿Qué notan en común en todas las cosas sobre las que tenemos control absoluto?

Sí, correcto! Todas las cosas sobre las que tengo control absoluto tienen que ver con YO. Con mi persona. Tengo control absoluto sobre mis acciones, mis decisiones.

Las cosas sobre las que NO tengo control absoluto generalmente NO tienen que ver con mi persona. Tienen que ver con cosas fuera de mi YO.

A partir de este entendimiento, Covey habla de los tres círculos. El poder que tienen estos círculos en la forma en que encaramos nuestra vida, enfrentamos los problemas y manejamos nuestra energía, es infinito.

1. En el Círculo de Control, están todas aquellas cosas sobre las cuales ejercemos un control absoluto.

2. En el Círculo de Influencia, están todas aquellas cosas que, si bien no controlamos, podemos influir. Por ejemplo, no podemos controlar pero sí podemos influir en el humor de nuestra esposa/o, podemos influir sobre el clima laboral de nuestro equipo de trabajo, podemos influir sobre lo que nuestro jefe piensa de nosotros (pero no podemos controlarlo).

3. Por último, en el Círculo de Preocupación, están todas aquellas cosas que ni controlamos ni podemos influir. Ejemplos: el clima del fin de semana, la cotización del dólar, las tasas de interés de los créditos hipotecarios, el flujo de tránsito en la Panamericana, etc.

Poder identificar qué cosas caen dentro de qué círculo es LIBERADOR. Incrementa nuestra productividad. Reduce nuestra ansiedad, stress e insatisfacción general.  Es muy poderoso para nosotros y para la gente que nos rodea.

¿Cuáles son los errores más comunes que he cometido al no aplicar este modelo?

1. Creer que CONTROLO cosas que están en mi círculo de influencia. Los sentimientos de mi esposa no están en mi área de control, y por más que actúe de una manera, simplemente voy a llegar a influenciar (como máximo) sobre su estado de ánimo.

Tampoco CONTROLO el nivel de satisfacción de mi equipo. Si bien mis acciones, como Manager, tienen un gran poder sobre los miembros de mi equipo, sus sentimientos están claramente fuera de mi círculo de control.

2. Creer que CONTROLO cosas que están en mi círculo de preocupación. Una vez, mi jefe me dijo: ¨para poder promoverte al próximo nivel, tres cosas tienen que pasar: 1) Vos tenés que estar listo para ser promovido, 2) Un espacio se tiene que abrir para poder promoverte, y 3) En ese momento, de todos los candidatos vos tenés que ser el que mejor encaje en esa posición¨.

Día y noche pensaba en esas tres cosas, dándole la misma importancia, cuando claramente había una sola cosa que estaba en mi círculo de control: dar todo en el trabajo para estar listo para ser promovido.  Que se abriera un espacio era algo que estaba en mi círculo de preocupación (ni siquiera en mi círculo de influencia), y no debía ocupar un sólo minuto, un sólo gramo de energía en intentar controlar o influir sobre este punto. La performance de los otros candidatos también estaba fuera de mi círculo de control, y por lo tanto no tenía que ocupar ni un sólo minuto en intentar controlar o influir ese aspecto.

3. Otro de los errores que he cometido es no parar ni un segundo durante el día para descomponer situaciones o problemas difíciles en estos tres círculos. TODOS los problemas tienen:

  • cosas sobre las cuales tenemos el control total,
  • cosas sobre las cuales sólo podemos influir, y
  • cosas sobre las cuales sólo podemos ¨preocuparnos¨.

Inmediatamente luego de descomponer el problema en estos tres círculos, hay que:

a. Sobre las cosas que tenemos control absoluto, ACTUAR. 100 % de foco y energía en las cosas sobre las cuales tenemos control absoluto. Recordemos que estas cosas generalmente tienen que ver con mi YO.

b. Sobre las cosas que tenemos influencia, INFLUIR. La energía en estos casos tiene que estar enfocada en mí acción para influir, pero no en el resultado final, porque recordemos que NO tenemos el control absoluto en este círculo. El ejemplo más claro es cuando hacemos un regalo. No podemos controlar que a la otra persona le guste. Sólo podemos intentar influir para que le guste, pero el resultado final está fuera de nuestro círculo de control.

c. Por último, sobre las cosas que están en el círculo de preocupación, gastar la mínima energía posible. Son cosas que no controlamos ni tampoco influimos, por lo que cualquier inversión en tiempo que hagamos para tratar de cambiar el resultado es absolutamente en vano.

Tips finales para aumentar tu productividad al máximo:

1. Divide todas las cosas que te pasan en estos tres círculos.

2. Enfócate al 100% en las cosas que caen dentro del círculo de CONTROL. 100% de foco y energía en las cosas que YO controlo.

3. No intentes controlar las cosas que caen dentro del círculo de influencia.

4. No intentes controlar ni influir sobre las cosas que caen dentro del círculo de preocupación.

5. Aplica este modelo cuando un miembro de tu equipo, un amigo o un familiar te cuente un problema. Verás lo poderosa que es la herramienta, si logras descomponer el problema en cosas que la otra persona controla, cosas sobre las que influye y cosas que caen dentro de su círculo de preocupación.

Experimenta con este modelo y aprende a medida que te enfocas en tu círculo de control absoluto! Verás que tu productividad y efectividad aumentan dramáticamente!

¿Te gustó esta nota? ¡Difundela!

Un comentario

  1. Marisa Yaya dice:

    Agustin, muy bueno el enfoque que lo seleccionó el Lic. Kerkebe para un taller de Herramientas de Comunicación en el Poder Judicial de Córdoba !!!!

Deja tu comentario

requerido
requerido