¿Te enfrentas a un nuevo puesto o rol?

2 comentarios

¿Has cambiado de posición, asignación o rol hace poco?

¿Fuiste promovido o ascendido a un nuevo puesto en los últimos meses?

¿Ingresaste a una nueva compañía recientemente?

Si la respuesta es sí ha alguna de estas preguntas, seguramente has experimentado incertidumbre en alguna parte del proceso de adaptación al nuevo rol.

En mi vida profesional, la única constante ha sido el cambio. En diez años de trabajo, roté por ocho puestos distintos, con diez jefes diferentes! Mis reportes directos y equipos de trabajo cambiaron al mismo ritmo.

En todos estos años de cambios, desarrollé un modelo muy simple de las distintas etapas que en mi opinión todos pasamos durante el proceso de adaptación a una nueva posición.

El modelo consta de una pirámide, con tres etapas consecutivas.

La primer etapa es la que llamo de Supervivencia.

En esta etapa, el objetivo es obviamente sobrevivir. Llegamos al nuevo puesto, y debemos enfocarnos en entender y ejecutar los procesos críticos. La clave es que no se nos escape nada que pueda llegar a explotar. Tenemos que dedicar tiempo a conocer a los miembros del equipo y las personas con las cuales vamos a interactuar.

Generalmente esta etapa dura entre 2 a 6 meses, dependiendo de nuestra capacidad para adaptarnos al cambio y la complejidad del nuevo rol.

La segunda etapa la denomino Reactiva, donde el objetivo es tener un conocimiento profundo del negocio y de los procesos que nos permita responder todo tipo de preguntas en forma reactiva.

En esta etapa la clave es conocer cómo se comportan todas las variables del negocio en forma detallada.

Generalmente esta etapa durante entre 3 a 9 meses, nuevamente dependiendo de nuestra capacidad para adaptarnos al cambio y la complejidad de las variables y procesos del nuevo puesto.

La tercer etapa es la etapa Proactiva, donde luego de haber sobrevivido, tener todo bajo control, y  tener un conocimiento profundo del negocio que nos permita responder todo tipo de preguntas, el objetivo ahora es cambiar las reglas de juego, romper paradigmas, cambiar procesos, cambiar la visión del puesto, cambiar la forma en la que se hacen las cosas.

En esta última etapa la clave es enfocarnos en el futuro para hacer la diferencia en el nuevo puesto.

Generalmente esta etapa comienza al año de haber estado en el nuevo puesto, y dura hasta que cambiemos nuevamente de posición.

Es la etapa más importante, ya que tendremos la oportunidad de dejar nuestro sello personal en el equipo, en los procesos y en los resultados.

Las tres etapas se dan invariablemente en todos los casos que me han tocado vivir, directa o indirectamente. El conocimiento y aplicación de este modelo simple permite disminuir la incertidumbreenfocarse en las áreas correctas en los momentos correctos, para no perder nunca el control y no generar stress innecesario en nosotros y en los que nos rodean.

Uno de los errores más comunes que he vivido es la ansiedad por saltear etapas: querer llegar a la cima de la pirámide (Etapa Proactiva) sin antes haber superado sólidamente las etapas anteriores (Etapa de Supervivencia y Reactiva) provoca resultados inesperados… Querer cambiar los procesos o la estrategia del equipo sin antes entregar los resultados básicos o tener un conocimiento profundo de todas las variables de negocio tiene un riesgo elevado.

Otro punto que generalmente genera muchísimo stress es la respuesta a la pregunta: ¿Cuánto tiempo mi nuevo jefe va a esperar hasta que yo comience a entregar resultados, conocer todas las variables del negocio en profundidad o volcar toda mi experiencia para cambiar la estrategia del equipo?

Esta pregunta no tiene una respuesta única, ya que si observan no es una pregunta, son tres preguntas distintas en una sola:

Entregar resultados básicos del negocio: durante los primeros 2 a 6 meses nuestro foco primordial tiene que estar en entregar los resultados básicos del negocio. De esta manera, iremos construyendo confianza con nuestro jefe.

Conocer las variables del negocio en profundidad: durante los primeros 3 a 9 meses nuestro foco tiene que estar en conocer todos los procesos, variables y contactos claves del negocio. En esta etapa ya estaremos en condiciones de poder responder reactivamente todas las preguntas que nos hagan sobre el rol.

Cambiar la estrategia del equipo: a esta etapa sólo llegaremos luego de superar con éxito las primeras dos etapas.Pretender cambiar radicalmente la estrategia de un equipo durante los primeros tres meses en el puesto es algo utópico, que sólo generará stress en nosotros, nuestro equipo y nuestras familias.

La duración de las etapas dependen de dos cosas: la complejidad del nuevo rol y de las habilidades que nosotros poseemos para hacer frente a la complejidad del rol.

menor complejidad y mayores habilidades, más rápido irán pasando las etapas y más rápido llegaremos a la etapa 3, la etapa proactiva, donde tendremos máxima influencia para cambiar la forma en la que se hacen las cosas y dejar nuestra huella.

Espero que puedas aplicar este modelo simple en tu vida y puedas compartirlo también con tu jefe, reportes directos y equipos de trabajo, para lograr durante las transiciones entre distintos roles minimizar el riesgomaximizar el control y llegar muy sólidos, con una excelente base, a la etapa Proactiva.

¿Te gustó esta nota? ¡Difundela!

2 comentarios

  1. Comentario dejado por JOSE M. MONTERROSO (Product Manager at Fersa by Fontaine) via Linkedin:

    Muy bueno el aporte, Agustín! Es común ver en nuevos empleados el empuje inicial, intentando hacer el gran cambio que impresione a sus nuevos jefes y subalternos, y todo lo que logran es chocar de frente con lo preexistente, y -lo más peligroso- con la gente. Creo que es la mejor forma de “entrar con el pie izquierdo”, y es una posición muy difícil de revertir.

    Saludos cordiales,
    José M. Monterroso.

  2. Comentario dejado por EDUARDO VARGAS via Linkedin:

    Estimados, por experiencia propia, los cambios de posición deben ser asumidos de a poco y sin intentar cambiar mucho al principio. En las dos veces que tuve que hacer un cambio de estas características, el aprendizaje que me quedó fue abrir mucho los ojos, las orejas y no decir mucho. Aprender primero, para poder enseñar después. Los cambios de fondo que uno puede realizar ocurren cuando has conocido a la gente y los procesos. Por supuesto que la organización donde entraste debe tenerte paciencia y entender que tu experiencia puede ser distinta. Es como una inversión en paciencia y tiempo que dará sus frutos más adelante, cuando realmente importe.

    Gracias por el aporte.

    Eduardo

Deja tu comentario

requerido
requerido